1º de Mayo: RECONSTRUYAMOS ESPAÑA

«𝗥𝗘𝗖𝗢𝗡𝗦𝗧𝗥𝗨𝗬𝗔𝗠𝗢𝗦 𝗘𝗦𝗣𝗔𝗡̃𝗔»

El 1 de Mayo de 2020, día del Trabajador, será recordado por la crisis del coronavirus, y por ser tal vez una de las ocasiones con más motivos para salir a la calle a defender los derechos laborales, pero que por tal crisis no fue posible.
Por ello, este año no hemos podido celebrar nuestra tradicional concentración, que este año se verá sustituida por una campaña en las redes sociales.

Primeramente queremos homenajear a los casi 25.000 españoles que el virus y una gestión nefasta del gobierno se ha llevado por delante.
También, estás líneas van por todos aquellos trabajadores sanitarios que se juegan su salud a diario por salvar la de sus compatriotas, y haciéndolo extensible al resto de sectores que han permitido que España, a duras penas, haya seguido funcionando. Sin los trabajadores, España se para.

Esta grave crisis sanitaria ha demostrado las grandes carencias de la España actual, y además lamentablemente ha servido para dar una vez más la razón a las reivindicaciones que los patriotas venimos años lanzando, y que en Salamanca repetimos especialmente año tras año en esta simbólica fecha.

-La deslocalización, las “reconversiones” y “restructuraciones”, han supuesto un continuo proceso de destrucción de todo el tejido industrial español que además de llevarnos a la ruina económica, pues un país no puede vivir exclusivamente de la construcción y del turismo, nos ha convertido en una nación totalmente dependiente y carente de soberanía.
España no ha sido capaz ni siquiera de proporcionar a los sanitarios de algo tan sencillo como las mascarillas y demás equipos de protección personal necesarios para poder atender convenientemente a los contagiados y no caer enfermos masivamente.
Tampoco hemos tenido la capacidad de producir test de detección del coronavirus de forma masiva, si no que han tenido que adquirirse a terceros países, convirtiéndonos en el hazmerreír mundial por haber comprado test de broma a precio de oro.

-El Sistema Sanitario público español, además de contar con excelentes profesionales, ofrece una atención de alto nivel independientemente de la capacidad económica del enfermo, al contrario de lo que sucede en otros países en los que enfermar puede significar arruinarse económicamente.
Pero en vez de proteger y reforzar la Sanidad Pública, ha sido también objeto de sucesivos ataques, tal vez con la intención de desmantelarla y privatizarla.
Las consecuencias las hemos visto ahora, con un sistema sanitario desbordado y colapsado hasta el punto de abandonar y dejar morir a nuestros mayores. Aquellos que pelearon por nuestros derechos y que levantaron España han sido las principales víctimas de la crisis sanitaria, vergonzosamente olvidados en residencias o rechazados en los hospitales.

Los 25.000 muertos y los más de 200.000 contagiados, han supuesto una dura bofetada de realidad, y por eso es necesario que juntos RECONSTRUYAMOS ESPAÑA, con los pilares de la justicia social, la unidad, la prioridad nacional y la defensa de nuestra soberanía.

La crisis económica que se avecina, no puede ser la excusa una vez más para recortar los derechos sociales y laborales de los trabajadores mermados con cada crisis; sin embargo tal vez sea hora de acabar con gastos políticos superfluos y replantearse el sistema de las autonomías que supone un gasto administrativo y burocrático desmesurado.

Los autónomos, y las pequeñas y medianas empresas serán las grandes víctimas, y como siempre los grandes olvidados a pesar de ser los mayores generadores de empleo.
A parte de ser necesario que el Estado aplique medidas que faciliten el emprendimiento y ayuden a la continuación de los negocios ya existentes, es el momento de apoyar el pequeño comercio, comprando en las tiendas de nuestros barrios y consumiendo preferentemente productos de origen nacional.

El coronavirus ha destruido en apenas un par de meses un millón de puestos de trabajo en España. Millones de españoles engrosarán la cola del paro en busca de un trabajo, y en el peor de los casos tendrán que recurrir a alguna ayuda social que palie temporalmente su situación.
Exigimos, una vez más, que se aplique la prioridad nacional a la hora de acceder a los puestos de trabajo que se vaya necesitando cubrir, e igualmente se aplique el criterio de nacionalidad en el supuesto de tener que asignar una ayuda social.

Es primordial reindustrializar España. Si en una crisis sanitaria no hemos sido capaces de autoabastecernos de productos básicos, y hemos sido rehenes de terceros países que han hecho caja con nuestra desgracia, ¿qué pasaría en el remoto caso de que España se viera involucrada en algún conflicto bélico?
Debemos recuperar nuestra soberanía e independencia económica facilitando el establecimiento de nueva industria, que además generará empleo, y evitando la deslocalización de las ya existentes.
Un ejemplo cercano de lo importante que es el cuidado de nuestra industria, es Béjar. El que antaño fuera un importante punto de la industria textil, ha visto como durante el siglo XX iban cerrando prácticamente todas sus factorías, pero una de las pocas que ha sobrevivido en la actualidad está fabricando mascarillas. Si se hubiera cuidado el tejido industrial, no hubiéramos necesitado importar mascarillas de baja calidad y sin ningún tipo de certificación.
Una nación que no es capaz de autoabastecerse de bienes de primera necesidad, es una nación carente de soberanía.

En cuanto a la Unión Europea, ha tenido un papel lamentable en esta crisis dejando de lado a los que deberían ser tratados como hermanos. La ayuda ha sido nula y se ha hecho gala de la falta de solidaridad hacia las naciones más afectadas por el coronavirus como ha sido el caso de Italia o España.
Es necesario caminar a una Europa donde las naciones no cedan su soberanía y se vuelvan rehenes de los intereses económicos de los poderosos.

En este 1º de Mayo, tampoco queremos olvidarnos de dos grandes sectores de gran importancia y que también han sido muy perjudicados por la Unión Europea: la agricultura y ganadería.
Lejos de defender las producciones ganadera y agrícola españolas y garantizar su continuidad estableciendo unos precios justos y poniendo freno a la entrada masiva de productos del tercer mundo que no cumplen con las duras exigencias sanitarias y de calidad exigidas al sector primario español, hemos podido ver como recientemente se ha firmado un acuerdo de libre comercio con Vietnam que supondrá un brutal revés al sector arrocero español.

𝐏𝐑𝐈𝐌𝐄𝐑𝐎 𝐃𝐄 𝐌𝐀𝐘𝐎, 𝐒𝐎𝐂𝐈𝐀𝐋 𝐘 𝐍𝐀𝐂𝐈𝐎𝐍𝐀𝐋.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *