El movimiento identitario en España

El medio digital La Tribuna de Cartagena ha realizado un reportaje sobre el movimiento identitario español, centrándose en diferentes asociaciones e incluyendo una entrevista que realizó a un miembro del Centro Social y Nacional Salamanca.
Transcribimos el fragmento de nuestra entrevista:
El Centro Social y Nacional de Salamanca tiene ya casi doce años de vida desde que, a principios del 2006, un grupo de jóvenes con trayectoria en diferentes proyectos patriotas, entendieron necesario para Salamanca la creación de un punto de reunión para los patriotas de la ciudad, un lugar donde poder hablar, organizar actividades culturales o políticas, donde reunirse y organizar campañas enmarcadas en la ideología de lo denominado movimiento identitario. Acudo a la presentación del último libro de nuestro  director de La Tribuna de Cartagena, “Balada triste para España”, que hoy presenta Josele Sánchez,  en el Centro Cívico Municipal de la capital charra, de la mano del Centro Social y Nacional de Salamanca. Al terminar la presentación (abarrotada de un público joven compuesto, en su mayoría, por estudiantes universitarios simpatizantes de este colectivo) converso con Javier, profesor universitario, 33 años y uno de sus cabezas visibles. Le pregunto por el nacimiento de la asociación: “pretendíamos que fuera una sede social, un local con vida, donde poder tomarse una cerveza los fines de semana, pero por supuesto dónde también poder organizar actividades políticas o dónde poder acceder a libros poco comunes en bibliotecas entre los ya más de 100 títulos disponibles”. Pregunto a Javier por lo que está ocurriendo en Cataluña: Todo lo que está pasando en Cataluña es algo que contémplanos con verdadera tristeza, pues es evidente la división de la sociedad que entre separatistas y separadores han instaurado. El problema del separatismo en Cataluña es una cuestión que ningún Gobierno ha querido afrontar con valentía, y claramente el motivo ha sido poder utilizarlo para obtener rédito político.
El Partido Popular, que ahora se pretende posicionar como el garante de la Unidad de España, parece haber olvidado que ellos forman parte del problema. ¿Acaso ya no recuerdan que fue Aznar quién regaló competencias como educación y seguridad a cambio del apoyo de CIU para gobernar? Hay que agradecer al PP que las escuelas en Cataluña se hayan convertido en centros de adoctrinamiento de separatistas.
Cataluña ha sido siempre parte de España, y así debe seguir siéndolo. Hay cuestiones que no pueden ser votadas (esto va para los separatistas) ni negociadas (mensaje para PP, PSOE,…), como es el caso de la Unidad de España. ¿Acaso alguien aceptaría someter a votación la ejecución de su madre?
” Para el joven profesor (que también prefiere mantener su anonimato) es fundamental recuperar el sentido del patriotismo pero pormenoriza la definición del término: “Entendemos que el patriotismo solo puede serlo de verdad si tiene una fuerte base social. Ser patriota no puede ser únicamente sacar la bandera de España cuando gana la Selección o cuando la unidad de España está amenazada. Tiene que ser mucho más. Un movimiento patriota ha de estar al lado del pueblo, de los trabajadores. Hemos de participar activamente en la defensa de los derechos sociales y laborales de los trabajadores cada vez más amenazados por un capitalismo global empeñado en convertirnos en simple mano de obra. El patriotismo ha de ser el arma – añade Javier- que los trabajadores enfrenten a los intereses de ese capitalismo salvaje que pretende instaurar un mundo global, sin fronteras, para poner a competir a los trabajadores europeos con los del tercer mundo y de esta manera obligarnos a renunciar a todas las conquistas sociales logradas y a elegir entre un mísero salario o ser literalmente sustituido.
La mal llamada Crisis de los Refugiados
–continúa argumentado este joven docente que, por la manera didáctica de expresarse, no puede ocultar su profesión-  ha sido el enésimo intento de traer mano de obra dócil y barata para así reducir los salarios. No lo decimos nosotros, diversas patronales  europeas se han mostrado favorables a eliminar el salario mínimo para facilitar la integración al mercado laboral de estos refugiados. Ante este panorama – concluye su extenso argumentario– no se puede ser patriota y no tener un gran conciencia social”. Javier fuma mientras seguimos conversando en torno a dos cervezas, bien frías, en una terraza repleta de estudiantes. Bebe un trago y añade: “En España, desde hace 20-30 años hemos visto infinitos proyectos de partidos políticos que tan pronto han nacido han desaparecido. En la actualidad, salvo contadas excepciones, los diferentes partidos existentes carecen de implantación o de presencia real. Sin olvidar los que desgraciadamente parece que viven más preocupados en mirar y añorar el pasado en lugar de poner la vista en el año 2017 y en la grave situación que España padece a todos los niveles.
El fracaso en términos generales de los partidos políticos de nuestro ámbito, consideramos que puede achacarse principalmente a dos factores: una estrategia equivocada o la falta de trabajo previo. Creemos que antes de dar el salto a la política es necesario crear una base social, llevar nuestro mensaje a la gente, crear corrientes de opinión, estar al lado del pueblo defendiendo sus intereses… En definitiva, crear un tejido social de gente que sea receptiva a nuestros postulados a través del asociacionismo, y después, y bien meditado, plantearse intentar el asalto a las urnas”.

http://latribunadecartagena.com/not/2657/el-movimiento-identitario-en-espana/

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *